Vértigo, mareo y problemas cervicales

95

Los receptores de posición y orientación del cuerpo están en la zona cervical y en los núcleos de tejido nervioso de la cabeza. Es por eso que la sensación de mareo y vértigo puede ser producida por fallos de las cervicales que afectan el sistema nervioso; puede estar generada por factores ambientales, nutricionales, inseguridad, embotamiento, musculatura de la cabeza y oídos tapados. Las causas denominadas centrales, como hemorragias intracraneales, hidrocefalia y lesión del lóbulo frontal son más complejas pero pueden dar también este efecto.

Los fallos mecánicos de la columna son los factores principales que contribuyen a la degeneración y están estrechamente asociados a la pérdida de masa ósea.

Cuando hablamos de una sensación de movimiento, hacemos una clara diferencia entre el mareo y el vértigo, en esta última la idea de la movilidad está presente y suele ser por un problema del oído interno, aunque existen causas de origen central, son menos frecuentes.

Los mareos y el vértigo son problemas que pueden tener su origen en las cervicales. Los receptores de posición y orientación del cuerpo están en la zona cervical y en núcleos de tejido nervioso en la cabeza. La sensación de mareo puede ser producida por fallos mecánicos de las cervicales que afectan el sistema nervioso y los fallos mecánicos de la columna son los factores principales que contribuyen a la degeneración y están estrechamente asociados a la pérdida de masa ósea. La degeneración puede a largo plazo producir hernias de disco.

La musculatura de la cabeza también guarda relación con los síntomas de mareo o de vértigo, y el quiropráctico reduce y corrige las tensiones y desequilibrios en la musculatura, especialmente los músculos occipitales los cuales influyen mucho en los movimientos y la estabilidad del cuello y de la cabeza.

Actualmente se considera que un total de 30% de pacientes mayores de 65 años tuvieron en algún momento algún síntoma de vértigo o mareo, lo importante es hacer un diagnostico diferencial ya que en el 80 % de los casos estos están mal realizados.

Factores emocionales

Cuando hablamos de los factores desencadenantes de esta condición no podemos dejar de mencionar los factores emocionales, ya que las emociones constituyen un sustento concreto desencadenante de mareos y vértigos. Llevar una vida emocionalmente inestable, o pasar por períodos de esta índole, constituyen factores negativos. El estrés, la ira, la depresión, la ansiedad son factores que lejos de ser reprimidos, como terapéutica deben ser entendidos, en primera instancia para poder ser efectivos en su resolución. Un sistema nervioso que funcione mal, colabora de manera notable a aumentar las sensaciones desagradables, por ello es que recibir el cuidado quiropráctico puede mejorar el funcionamiento neurológico y así si incidir notablemente a disminuir los factores de tensión que emocionalmente nos desestabilizan.

El ajuste preciso sobre la vértebra subluxada puede descomprimir la presión sobre el nervio y así determinar un factor de relajación producto del buen funcionamiento nervioso, los músculos , ligamentos tendones se relajan y así la circulación se hace continua sin obstrucciones, tanto neurológica como circulatoria.

Marcelo Barroso Griffiths (Matrícula 9784)
Quiropráctico Asociación Quiropráctica Argentina (AQA)

www.vertebralle.com

5