Lanzan una droga capaz de curar la hepatitis C

54
Profesor Dr Hugo Tanno

Lanzan una droga capaz de curar la hepatitis C que llegaría al país en marzo

Recién llegado del Congreso de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades del Hígado, que se realizó en Estados Unidos, el médico hepatólogo Hugo Tanno adelantó a La Capital que una nueva droga para curar la hepatitis C en todos genotipos del virus podría llegar a la Argentina a principios del año que viene.

“Creo que se trata de una muy buena noticia. La droga, que ya fue aprobada en varios países y logra curar en ocho semanas a los pacientes sin estado cirrótico con cualquier genotipo del virus de la hepatitis C y en 12 semanas a los que tienen cirrosis”, mencionó el director del posgrado de Gastroenterología de la Universidad Nacional de Rosario y un referente de la hepatología a nivel nacional.

En el encuentro anual se hizo referencia a que el precio de la medicación (que se toma en forma oral) será mucho más accesible que el de otros fármacos para la hepatitis C, con lo que hay mayor expectativa de que pueda llegar en pocos meses a la Argentina, y que sea de acceso para todas las personas que lo necesiten.

“Conocíamos que este tipo de drogas estaban cerca pero nos sorprendimos con las novedades. Los médicos argentinos que estuvimos presentes somos optimistas, además, porque Brasil, por ejemplo, ha conseguido con una excelente política de salud —que no ha implementado la Argentina pero que podría hacerlo— abaratar el costo de los medicamentos y facilitar el acceso”, agregó Tanno.

“Estamos hablando de drogas pangenotípicas que no sólo permitirán curar a muchísimas personas, incluso a aquellas que hasta ahora no han respondido a los tratamientos, sino además, ayudar a lograr un meta muy ambiciosa pero no por eso imposible que es que en el 2030 se erradique la hepatitis C”, remarcó el médico.

Tanno dijo que sigue siendo muy importante tomar conciencia sobre los efectos de esta enfermedad silenciosa porque aún el 70 por ciento de las personas que conviven con el virus desconocen su condición.

El médico, que hace décadas que se dedica a tratar con personas con hepatitis C hizo referencia a los avances que se han dado en materia de tratamientos en los últimos años y no dudó en calificarlos de revolucionarios. “Pienso en los fracasos totales que teníamos con algunos fármacos, en lo mal que veíamos a muchos pacientes cuando yo comencé con la especialidad y viendo este presente uno no puede más que alegrarse y sentir un enorme estímulo profesional para lograr que todos los que lo necesiten tengan la medicación que les va a cambiar la vida”, comentó con emoción.

Con los nuevos genotípicos, ya que se estima que habrá al menos dos, se podrá llegar a un número mayor de personas con hepatitis C a quienes ofrecerles una solución definitiva.

La hepatitis C es una enfermedad que afecta al hígado, que lo inflama y daña con el tiempo y que no suele dar síntomas hasta que no está muy avanzada. No hay vacuna para prevenir su transmisión y en los casos graves puede requerir un trasplante hepático. En los últimos años nuevas medicaciones, y más diagnósticos precoces, empezaron a escribir una nueva historia que gracias a los aportes de la ciencia, los médicos tratantes y la enorme tarea de las ONG podría culminar con el fin de la enfermedad.

Si no es detectada y tratada en forma temprana puede producir fibrosis, cirrosis, e incluso cáncer hepático (hepatocarcinoma).

Miles de argentinos están infectados con el virus de la hepatitis C y más de la mitad no lo sabe: sin diagnóstico, ni tratamiento posible, su salud se deteriora día a día y transmiten, sin saberlo, la infección a miles de argentinos más. Esta epidemia silenciosa es un problema de salud pública con consecuencias sanitarias y económicas gravísimas para la sociedad.

El virus fue reconocido, recién en el año 1989, antes se denominaba hepatitis no A -no B, hasta que finalmente se la identificó como Hepatitis C.

 

5