Avances en terapia guiada por imagen

66

Las tecnologías sanitarias (TS) se han introducido plenamente en la rutina clínica y se están posicionando como el estándar habitual en la mayoría de procedimientos médicos, sustituyendo a métodos más tradicionales. Esto es así porque la utilización de estos nuevos instrumentos mejora dichos procedimientos.

Los avances y beneficios de las tecnologías sanitarias son avalados por informes de evaluación, que son documentos técnicos que valoran las características de cada instrumento y su aplicación en la rama médica correspondiente. Según la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (REDETS), estos informes analizan la eficacia, efectividad y seguridad de las tecnologías sanitarias, así como la contextualización y valoración de su impacto en el sistema sanitario. También tienen en cuenta aspectos legales, éticos, económicos, sociales u organizativos.

Un ámbito en el que las tecnologías sanitarias han tenido una especial y potente irrupción ha sido el de la terapia guiada por imagen y cirugía mínimamente invasiva (CMI). En estas áreas, los nuevos sistemas han aportado múltiples ventajas. En cuanto a la terapia guiada por imagen se ha conseguido una estandarización del flujo de trabajo, una calidad de imagen inigualable, un efectivo rendimiento de la sala, más flexibilidad y una mejor visión con menos dosis, entre otras muchas mejoras. En la cirugía mínimamente invasiva, según el estudio “Simulación, planificación quirúrgica y cirugía guiada por imagen” del grupo de bioingeniería y telemedicina de la Universidad Politécnica de Madrid, destacan el menor trauma tisular, las menores complicaciones postoperatorias y la mejora del resultado cosmético.

Mejorando la usabilidad de las tecnologías sanitarias

Según el citado estudio de la Universidad Politécnica de Madrid, los principales problemas de las nuevas tecnologías son “el largo periodo de aprendizaje, la necesidad de supervisión por parte de un experto y la falta de estándares para el entrenamiento”. De igual manera se postula el informe “Increasing complexity of medical technology and consequences for training and outcome of care”, de la Organización Mundial de Salud (OMS), que afirma que el principal “campo de batalla” de la tecnología sanitaria es el aprendizaje de los sistemas por parte de los profesionales clínicos

En esta línea, un ejemplo reseñable es el nuevo equipo de diagnóstico por imagen de Philips, que cuenta con un diseño ergonómico muy moderno y una interfaz de uso similar a la de una tablet. Como señalan en Philips, su tecnología ha sido sometida por el laboratorio alemán Use-Lab GmbH, -organismo internacional independiente experto en examinar la usabilidad de dispositivos médicos-, a unos test realizados por 31 especialistas y 30 técnicos y ha obtenido 87 puntos en el estándar mundial System Usability Scale (la media de la industria en general ronda los 68 puntos). Esto se traduce en que un 96% de los especialistas han destacado la facilidad de utilización de esta tecnología de diagnóstico por imagen, que aspira a reducir la curva de aprendizaje de los clínicos.

5