ESTAFAS ONLINE NO PARAN DE CRECER

6

SE ESTIMA QUE SE COMETEN 53 FRAUDES O ENGAÑOS POR HORA EN EL COMERCIO POR INTERNET –  Por Mauricio Sepulveda

Internet y las compras en línea cada vez son más importantes en nuestro día a día. En Argentina el 55.5 % de la población tiene acceso a internet, de acuerdo con un estudio elaborado por la Cámara Argentina de Internet en 2017. Además, según otro estudio elaborado por la Cámara Argentina de Informática y Comunicaciones (Cicomra), el comercio electrónico en Argentina registró un incremento del 41,7% en el 2017 respecto del año anterior.

Según la 23º edición del Internet Security Threat Report (ISTR), informe anual de seguridad de Symantec que analiza 157 países, Argentina es el cuarto país con más ataques y amenazas cibernéticas de América latina. El podio en la región lo ocupan Brasil, México y Venezuela.

En cuanto a la metodología de estas amenazas, Argentina ocupa el segundo lugar regional en phishing y ataques por internet, así como el tercero en malware, spam, bots y criptojacking y el quinto en ataques a la red y ransomware. A su vez, se encuentra en el Top 10 mundial de países amenazados por spam, ocupando el octavo puesto.]

Por este motivo, debemos poner especial atención a la seguridad y protección de nuestros datos, así como aprender a tomar las precauciones necesarias para no sufrir este tipo de ataques. Existen muchos tipos de fraude y mientras avanza la tecnología, las técnicas para llevarlos a cabo también han evolucionado. Entre los más comunes están los que se realizan a través de las compras electrónicas en sitios que exponen la información financiera de los consumidores.

Las estafas con la tarjeta de crédito suelen ocurrir cuando la web en cuestión tiene fallos en su seguridad. De hecho, muchas plataformas ilegales diseñan páginas de checkout o procesos de pago casi idénticos a la de los bancos, todo esto con el objetivo de desviar el dinero y robar datos bancarios.

Uno de los métodos más usados es el llamado Phishing, a través del cual los estafadores envían mensajes o correos electrónicos para confirmar datos o información. Es muy importante no hacer clic en este tipo de mensajes, ya que ninguna institución financiera o plataforma legal pide este tipo de confirmaciones. Es caso de recibir alguno, lo mejor es borrarlos de inmediato.

Una forma de prevenir los fraudes es revisar que los sitios donde se realizan compras o transacciones sean seguras. Hay que verificar que cuenten con el código de seguridad HTTPS. Es usual que durante una transacción en línea comiencen a multiplicarse los pop-ups y pestañas sorpresivas que le pidan al comprador más información de la que se suele compartir. Por eso, es clave evitar brindar datos que no son necesarios para concretar la operación.

Por eso, lo mejor es solo indicar tu nombre y apellido y, en caso de envío de un artículo, una dirección.

Los fraudes cibernéticos sin duda son una realidad, pero evitarlos está en nuestras manos, realizando compras seguras y manteniendo protegida nuestra información. De esta manera podremos disfrutar de las grandes ventajas y comodidades que nos brinda el internet y el e commerce que hoy pone a nuestra disposición un sinfín de ofertas a nivel mundial.

5