Dolor de cabeza nocturno

8

El dolor de cabeza nocturno, aunque la mayoría de las veces no es un síntoma de enfermedad potencialmente peligrosa, puede llegar a reducir la calidad de vida de quien lo padece. Con frecuencia, estos dolores son la consecuencia de un estilo de vida demasiado estresante o de un esfuerzo (físico o psicológico) excesivo durante el día, aunque pueden existir otras causas, como por ejemplo los problemas de visión.

 

Cuando aparecen de noche, los dolores de cabeza impiden descansar como es debido, lo que hace que a la mañana siguiente nos levantemos excesivamente cansados e inquietos, y esto, a su vez, produce mayor nerviosismo y más dolor de cabeza, pudiéndose llegar a una situación cíclica con tendencia a retroalimentarse. En estas circunstancias urge poner remedio al problema, siendo para ello totalmente necesario detectar la causa, o causas, que producen dichos dolores.

Tipos de dolor de cabeza nocturno

No todos los dolores de cabeza son iguales, sino que suelen clasificarse en alguno de los siguientes grupos, aunque también se pueden producir alternancias o combinaciones de varios de ellos:

  • Cefaleas tensionales. Son cefaleas de tipo opresivo que afectan a toda la cabeza. Su diagnóstico y tratamiento es muy importante cuando se convierten en frecuentes.
  • Cefaleas por abuso de analgésicos. Aparecen cuando una cefalea previa no se ha tratado en el momento o el modo adecuado. El paciente ha consumido analgésicos de manera continuada y se ha convertido en “dependiente” de estos fármacos. Aunque los analgésicos mejoran inicialmente el dolor de cabeza, finalmente pueden ser contraproducentes.
  • Cefaleas trigémino vasculares. Producen enrojecimiento ocular y lagrimeo e incluso caída de los párpados. En ocasiones, estos síntomas son más llamativos que el propio dolor de cabeza nocturno.

Como hemos comentado, la mayoría de dolores de cabeza son la manifestación de un problema de estrés  o depresión, provocado por lo acontecido durante el día, como problemas en el trabajo o los estudios o conflictos personales o familiares.

Solamente en casos excepcionales, el dolor de cabeza está provocado por enfermedades realmente graves como tumores cerebrales, apnea del sueño o hipoglucemia.

Los problemas de visión

Con mayor frecuencia de lo que creemos,  los problemas de visión son también causa de dolores de cabeza. Si no somos capaces de enfocar correctamente por un problema de refracción (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo) o cualquier otro motivo, nos vemos obligados a realizar un constante sobreesfuerzo al leer, trabajar con el ordenador o conducir. En consecuencia, la vista se fatiga dando lugar al dolor de cabeza.

Por lo tanto, es muy recomendable acudir regularmente al oftalmólogo, sobre todo si notamos que nuestra visión comienza a dar síntomas, aunque sean leves, de fatiga o mal funcionamiento.

 

 

5