¿En qué puede cambiar mi práctica clínica luego del ASCO 2017? Dr Adrián Pablo Huñis

147
Dr Adrian-Pablo Huñis
Los avances en medicina personalizada para el manejo de numerosos tumores y la confirmación de la inmunoterapia como arma fundamental en el tratamiento del cáncer han protagonizado el congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), que se realizó en la ciudad de Chicago, entre el 2-6 de junio próximo pasado.
Cáncer de mama
En cáncer de mama metastásico destacaron los resultados del estudio fase III MONARCH2, que aumentó de manera significativa la supervivencia libre de progresión con la combinación del inhibidor CDK4/6 abemaciclib y fulvestrant.
En HER2+, la combinación en adyuvancia de quimioterapia, trastuzumab y pertuzumab fue discretamente superior a la quimioterapia con trastuzumab y placebo.
También, mejoró la supervivencia libre de progresión en cáncer de mama metástasico HER2 negativo con mutación BRCA en un estudio fase III OlimpiAD con olaparib.
Está claro, que ahora, podemos personalizar el tratamiento basándonos en los cambios genéticos del tumor y en los factores inherentes que determinan su desarrollo.
En un estudio fase II en pacientes con mutaciones BRCA1 o BRCA2 y enfermedad metastásica, el inhibidor de PARP talazoparib logró respuestas en un 21 por ciento de pacientes que previamente habían recibido tratamiento con platino y no habían progresado. En el otro brazo del estudio, las pacientes recibieron tres o más líneas de quimioterapia en el contexto avanzado y lograron una respuesta en el 37 por ciento de casos.
Lo destacado de estos dos estudios es que el desarrollo de estos fármacos ha estado vinculado al conocimiento de la biología genética de los tumores. Ahora, las alteraciones germinales de las pacientes se convierten también en una opción terapéutica. Por lo tanto, se abre una nueva vía en pacientes de cáncer de mama, con la posibilidad de recibir tratamiento personalizado y que ayude a prevenir posteriormente el cáncer en otros familiares.
Esta alteración genética se puede determinar también en familiares sanos, un verdadero avance.
Por otro lado, un análisis de seguimiento a largo plazo, con datos procedentes de un estudio retrospectivo multicéntrico de casos controles, confirmó que el embarazo tras cáncer de mama puede ser considerado seguro, con independencia del estatus del oncogen HER.
Los resultados confirman que puede autorizarse a las pacientes a que se queden embarazadas cuando pregunten sobre la seguridad del embarazo. Y fortalecen la premisa del estudio IBCSG-BIG-NABCG POSITIVE, que investiga la seguridad de la interrupción temporal de la terapia endócrina para permitir el embarazo.
5