Una cerveza después de correr……

241

Estudios de investigación de la Universidad de Granada aconsejan alternar un vaso de cerveza y otro, de agua para una correcta rehidratación.

Cada vez es más frecuente ir por una “cervecita” después del entrenamiento. Para alegría de sus amantes beber cerveza después de entrenar es, igual de saludable que beber agua, siempre y cuando el consumo sea moderado (330 ml para la mujer y hasta 660 ml para el hombre).

Según las conclusiones sobre la idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo hormonal e inmunológico de los deportistas tras el ejercicio físico, una bebida ideal para la rehidratación posterior a hacer ejercicio debe tener alrededor de un 6% de hidratos de carbono, bajo contenido de sodio y potasio.

La composición de la cerveza concuerda con estas características. Asimismo, es una bebida recomendada para los deportistas por ser rica en nutrientes como: vitaminas del grupo B, necesarias para obtener energía de los hidratos, las proteínas y las grasas; y antioxidantes, útiles para contrarrestar el estrés oxidativo derivado de la práctica del deporte.

Además, la cerveza contiene una variedad de electrolitos y minerales, algunos de ellos, en cantidades más altas que las bebidas deportivas tradicionales. Entre ellos se destacan calcio, magnesio, fosfato, potasio, sodio, selenio y flúor. Estos son esenciales para la salud ósea y la funcionalidad muscular, y así poder hacer ejercicio sin riesgo de lesiones.

Algunos deportistas ya lo ponen en práctica, como el alemán Andreas Raelert que, después de ganar el triatlón Challenge-Roth en Julio 2014 e imponer una nueva marca mundial en distancia Ironman, bebió cerveza no sólo para refrescarse sino también para hidratarse.

Por Lic Noelis Ruth Garcia

5