Internet genera pacientes mas críticos con los médicos

91
La información de salud en línea puede influir en la confianza sobre los diagnósticos del medico, según una nueva investigación. Mejorar el diálogo en la consulta es vital.

Visitar al “Dr. Google” es una rutina habitual en muchos pacientes. Diversos estudios estiman que entre el 60 y el 75% de las personas recurren a Internet para buscar información de salud antes de acudir a la consulta de un profesional, una dinámica que ha generado pacientes más informados, pero también más críticos de la labor médica.

Según un estudio realizado en Estados Unidos, los padres tienden a desconfiar de los diagnósticos que hace el pediatra de sus hijos sino se ajustan a lo que ya habían encontrado en la red, lo que, además, impacta  en la adherencia a tratamientos y en la búsqueda de una segunda opinión.

“Es una realidad que ocurre en todas partes, y no solo en la consulta pediátrica, sino médica en general”

“En los últimos años estamos enfrentando a pacientes que manejan más información”.

El problema radica en que, en la vorágine de información tan amplia y de tan fácil acceso que supone internet, muchas de las fuentes ofrecen información errónea. Y aunque sea correcta, “hay tanta información y no siempre se tienen los elementos de juicio, que pueden confundir o asustar de más aun paciente”.

Sin un diálogo adecuado, esta dinámica puede afectar la relación en la consulta. Eso fue lo que observó la doctora Ruth Milanaik, de la Escuela de Medicina Hofstra Northwell (EE.UU.), en el estudio presentado en la reunión de las Sociedades Académicas Pediátricas en San Francisco.

“Aunque hay muchas ventajas de tener información médica de fácil acceso, la interpretación de los síntomas basada en internet puede comprometer la confianza entre un médico y el paciente”.

“Estos diagnósticos generados por computadora pueden engañar a los pacientes o los padres, y hacerles cuestionar las habilidades médicas de los profesionales que consultan”

“Uno tiende a buscar información en internet cuando tiene sospechas de un síntoma o recibes el resultado de un examen. Y encuentras millones de alternativas que te llevan a suponer cosas que no son, hasta que las hablas con el médico”.

En la investigación de Milanaik se analizó la conducta de 1.374 padres. Ahí se vio que entre aquellos que habían recibido información de internet sobre una determinada enfermedad, el 61% dijo confiar en el diagnóstico médico y el 64% consideró probable buscar una segunda opinión.

En cambio, entre los padres que no accedieron a información en la red, los porcentajes fueron 81 y 42%, respectivamente.

“Siempre hay expectativas, sobre todo si hay mayor información; eso puede condicionar que haya una mayor probabilidad de frustración frente a la opinión que reciban del médico”.

Esa desconfianza, además, puede conducir a un retraso en el tratamiento adecuado. Para evitarlo, “los médicos deben animar a los pacientes a compartir todas las preocupaciones que tienen. Y quienes aún tienen dudas, deben buscar absolutamente una segunda opinión”

“Es una ayuda tener información disponible, y asesorar en ese sentido también favorece la confianza hacia el médico tratante”.

Fuente: El Mercurio

5