Adictas a las maquinitas: de sentirse superpoderosas a perderlo todo

22

Autor Micaela Urdinez – La Nación 

Las mujeres de más de 50 años y con problemas emocionales son las más propensas a caer en el juego compulsivo con las tragamonedas; su objetivo principal no es ganar plata, sino pasar el mayor tiempo posible lejos de su realidad; evadirse o evitar sentir es, fundamentalmente, lo que buscan

En el segundo subsuelo del Casino del Hipódromo de Palermo, un miércoles al mediodía, sólo se distingue una espalda encorvada de remera, jogging y zapatillas grises. Su mirada está concentrada en el juego. La mujer tiene cerca de 65 años y está a medio sentar en su butaca, con el pie izquierdo apoyado en el piso. Como un pulpo esperando para cazar a su presa, apuesta en dos máquinas tragamonedas en simultáneo: de esas viejas, en las que hay que acertar tres números 7 del mismo color. Es un clic, clic, clic acompasado, decidido. Obsesivo.

 

5