Más de la mitad de mujeres que padece vaginosis bacteriana no presenta síntomas

63

La vaginosis bacteriana es una alteración compleja de la composición de la flora vaginal y, a pesar de que constituye hasta el 50% de los diagnósticos de infección de este tipo, es una de las menos conocidas, pues más de la mitad de las mujeres que sufren la enfermedad no presentan síntomas.

La clínica  consiste en la presencia de flujo blanco-grisáceo maloliente, acompañado en ocasiones de escozor genital y dolor tras la relación sexual, y por lo general no se asocia a picor, ni escozor, ni otros síntomas, ya que no hay inflamación de los tejidos, una infección que suele resolverse espontáneamente en la tercera parte de los casos y, en mayor proporción, en mujeres embarazadas, algo que hace que esta “no sea tan conocida como otras infecciones vaginales”.

A pesar de que no se conoce la causa de la alteración, hay estudios que asocian la vaginosis con las relaciones y hábitos sexuales, el tabaquismo, algunos productos de higiene íntima y los métodos anticonceptivos empleados.

Por otro lado, en cuanto a su tratamiento,  consiste en la aplicación local de metronidazol o clindamicina, un tratamiento “que se recomienda en toda paciente que presente síntomas de vaginosis bacteriana, así como en aquellas pacientes embarazadas o programadas para cirugía ginecológica, aunque sean asintomáticas”.

Aplicando este tratamiento, la infección desaparece en un gran porcentaje de los casos, aunque puede repetirse en ocasiones debido a que se trata de un proceso en el que influyen factores hormonales, inmunológicos, genéticos, raciales, sexuales, hábitos nocivos, higiene íntima no adecuada y otros.

5