Cuánto pagaron los principales laboratorios a médicos y sociedades en 2016

69

En España se debe informar la relación entre la Industria Farmacéutica y las Entidades Científicas

Los laboratorios asociados a Farmaindustria están haciendo públicos los datos de pagos a médicos, sociedades científicas y entidades sanitarias en 2016, último año en el que se permite la publicación agregada sin identificar individualmente a cada médico.

Los principales laboratorios farmacéuticos han ido haciendo públicos a lo largo de este jueves sus datos de transferencias de valor a profesionales y entidades sanitarias en 2016 que ascienden en conjunto a 501 millones de euros. Es la segunda ocasión en la que se hacen públicos estos datos y el último año en el que se permite la publicación de forma agregada sin identificar con nombres y apellidos a los médicos que reciben estas ayudas para formación o en concepto de servicios prestados (asesorías, etc.).

Concretamente, las transferencias de valor totales de Roche en España a profesionales y organizaciones sanitarias ascendieron en 2016 de 30,2 millones de euros (frente a los 31,8 millones del año anterior), lo que representa aproximadamente el 4,5 por ciento de su facturación o un 2 por ciento si se excluyen las transferencias de valor destinadas a I+D. El 51,2 por ciento de estos pagos fueron para investigación (15,5 millones frente a los 17,4 del pasado año), el 17 por ciento para formación de profesionales (5,2 millones frente a los 4,6 del año anterior), el 16,7 por ciento para entidades y organizaciones sanitarias para labores formativas (5 millones frente a una cantidad muy semejante el año anterior), el 13,6 por ciento fueron pagos por prestación de servicios y el 1,8 por ciento para donaciones humanitarias.

Según detalla la propia compañía se desarrollaron trasferencias de valor a un total de 4.290 profesionales sanitarios y 247 organizaciones sanitarias, principalmente en el ámbito de la Oncología, una de las áreas terapéuticas más importantes para la compañía.

En el caso de Sanofi, los pagos totales ascienden a 18,1 millones de euros (frente a los 19,6 millones del año anterior). De éstos, 6 millones corresponderían a contratos de investigación (frente a los 7,9 millones del año anterior). Otros 7,7 millones (frente a 7,4 el año anterior) se destinaron a pago a profesionales para tareas de formación. Y 4,3 millones (lo mismo que el año anterior) a organizaciones sanitarias y sociedades científicas para formación. Los pagos de Sanofi representarían aproximadamente el 2,8 por ciento de su facturación.

Respecto a los pagos declarados por GSK, el nuevo informe constata transferencias de valor por un total de 19,8 millones de euros (frente a los 23,3 millones del año anterior). De éstos, 10,1 millones (frente a 12,9 el año anterior) corresponderían a pagos para investigación y desarrollo, el resto 8,7 habrían ido a parar a organizaciones sanitarias para tareas de formación y prestación de servicios y 0,8 millones a profesionales sanitarios. Este laboratorio tiene la particularidad de haber exigido desde el año anterior la publicación individualizada de todos los pagos, identificando en todos los casos a los médicos con nombres y apellidos.

Además, desde marzo del pasado año GSK decidió dejar de financiar los congresos a los médicos particulares y optó por realizar las contribuciones para formación a través de las sociedades científicas, de ahí que sólo residualmente figure una cantidad dada a médicos particulares que, probablemente, tiene que ver más con prestación de servicios que con pago de tareas formativas. En conjunto los pagos a profesionales y entidades sanitarias realizados por GSK representarían el 2 por ciento de su facturación.

En el caso de Pfizer, las cifras muestran pagos por un total de 32,1 millones de euros (frente a los 29,9 del año anterior). De esos 32,1 millones de euros, 14 fueron a parar a profesionales sanitarios para tareas de formación o prestación de servicios, 6,4 a organizaciones sanitarias y 11,5 a contratos de investigación. La compañía ha valorado la publicación de los datos explicando que “queremos que la sociedad conozca lo que hacemos y cómo lo hacemos. Por eso nos involucramos con todas aquellas medidas que sirvan para hacer visible la legitimidad de nuestro compromiso con la innovación y la salud”. Y ha destacado de las cifras que “durante el año pasado nuestra inversión en actividades de I+D experimentó un crecimiento del 15 por ciento respecto a 2015, hasta superar los 11,5 millones de euros”.

Las cifras de Lilly muestran que la compañía dedicó el pasado año 16 millones de euros en total a pagos a entidades y profesionales sanitarios, de los que 4,3 (casi lo mismo que el año anterior) fueron a profesionales, 4,9 se destinaron a entidades sanitarias (frente a 4,3 millones el año anterior) y 6,6 millones (casi el doble que el año anterior, cuando esta cifra era de 3,5 millones) fueron a contratos de investigación. Este laboratorio ha hecho públicos además los datos conjuntos de qué porcentaje de todas las transferencias de valor de la compañía, que representan aproximadamente un 4,7 por ciento de sus ventas en el país, se dedicó a cada concepto. Así, de los 16 millones, Lilly habría dedicado el 30,1 por ciento (32 por ciento el año anterior) a tareas de formación, el 5,9 por ciento (8,7 por ciento el año anterior) a reuniones científica y profesionales, el 8,3 por ciento (10,9 por ciento el año anterior) a traslados y alojamientos, el 13,7 por ciento (18,8 por ciento el año anterior) a prestación de servicios y el 41,8 por ciento (29,3 por ciento el año anterior) a investigación.

El detalle del informe de Bayer de este año constata pagos por valor de 13,7 millones de euros en total (frente a los 11,3 millones del año anterior, de los que 5,6 fueron destinados a contratos de investigación (frente a 3,1 el año anterior), 4,8 a profesionales sanitarios (casi lo mismo que en 2015) y 3,2 (frente a 2,5 el año anterior) a organizaciones sanitarias. Los datos de este laboratorios permiten ver que el grueso de los pagos realizados a profesionales sanitarios todavía no se ha individualizado identificando con nombres y apellidos a los destinatarios de la ayuda, en tanto de los 4,8 millones de euros para profesionales el grueso, 4,2 millones, se publicó de forma agregada por no haber dado su consentimiento los médicos a que se conocieran los datos.

En cuanto a Novartis, las cifras sitúan sus pagos a profesionales y entidades en el entorno de los 40,8 millones de euros (frente a los 37,2 millones del año anterior), protagonizados por los pagos para contratos de investigación (21 millones de euros) muy por encima de los pagos para profesionales (11,1) y organizaciones sanitarias (8,7). Desde Novartis se añade que “el concepto de prestación de servicios responde a la apuesta por parte del Grupo Novartis en España por la formación e intercambio de experiencias con otros profesionales sanitarios con el fin de contribuir a la transferencia de conocimiento con máximo beneficio para la práctica clínica y los pacientes y con el fin contribuir a que se utilicen en los medicamentos con máxima seguridad y eficacia”.

Fuente Diario Medico

5