Internet lento causa patología de ansiedad

79

La rutina de estar conectado a Internet, integra al individuo con  la tecnología, tanto del  lugar de trabajo como en su tiempo ocioso,  a las emociones en una simbiosis muy particular desde el punto de vista psicológico.

Si el “usuario” ya padecía trastornos de ansiedad, internet le da el motivo justo para poner en un “ tercero” la culpa de sus males.

En el momento de enviar alguna información considerada urgente por correo electrónico, puede ocurrir frecuentemente que internet se paralice

 ¿Cuál es tu reacción ante esta situación?

Las razones de la lentitud pueden ser varias: el ancho de banda, el mal rendimiento de tu dispositivo, la presencia de un virus o incluso las famosas cookies (archivos que almacenan información sobre tu navegación); pero las consecuencias pueden afectar a tu salud.

Más allá del lugar donde ocurra, o de qué consideremos una conexión “rápida” o “lenta”, la reacción del usuario suele ser la misma, y las más comunes son frustración, rabia o angustia. Y eso tiene efectos sobre nuestro cuerpo.

Efectos fisiológicos El neuropsicólogo David Lewis lleva tiempo estudiando cuáles son los efectos de la lentitud de internet en la salud física y mental.

Y, para ello, en su laboratorio Lewis realizó un experimento: le pidió a un grupo de voluntarios que rellenaran una serie de formularios, luego de ralentizar -a propósito- su conexión a internet hasta hacer que esta fuera “dolorosamente lenta”.

“A medida que los voluntarios se desesperaban (…) el ritmo cardíaco y la presión arterial aumentaba

Monitoreando variables como el ritmo cardíaco y la presión sanguínea, los científicos fueron capaces de medir “los efectos fisiológicos de forma exacta”.

“A medida que los voluntarios se desesperaban al no poder descargar el archivo en el tiempo necesario para rellenar los documentos, el ritmo cardíaco y la presión arterial aumentaba, y también lo hacían sus niveles de estrés fisiológico”

 

 

5