La luz azul altera el funcionamiento del sueño

20

La luz azul emitida por las pantallas de los diversos dispositivos electrónicos que utilizamos en nuestro día a día anula la melatonina, es decir, la hormona encargada de controlar el ciclo diario del sueño. Esto se produce mediante la activación de las células ganglionares de la retina, que se caracterizan por su fotosensibilidad. Es la principal conclusión que se extrae de un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Houston (Estados Unidos), que ha analizado si se podía modular los niveles de melatonina y la calidad del sueño disminuyendo la entrada nocturna de luminosidad a estas unidades morfológicas.

“Mediante el uso de lentes de bloqueo azules estamos disminuyendo la entrada a los fotorreceptores, por lo que podemos mejorar el sueño y seguir utilizando nuestros dispositivos”

En concreto, los 22 participantes en el proyecto utilizaron lentes que bloqueaban la longitud de onda corta, característica de la luz azul, tres horas antes de acostarse durante un total de dos semanas. Todos los voluntarios han empleado durante la investigación un mecanismo que ha registrado su actividad diaria, la exposición a la luz y el sueño. Así mismo, se recogieron muestras de saliva de los individuos para evaluar el grado de melatonina presente y se usó el Índice de Calidad del Sueño de Pittsburgh (PSQI, por sus siglas en inglés Pittsburgh Sleep Quality Index) para valorar, de forma objetiva, la calidad del sueño.

Los investigadores midieron la respuesta que ofrecía la pupila, tanto antes como después del periodo experimental. En esta evaluación se analizó la exposición a la luz de los voluntarios, para lo que manejaron un electrodo que genera destellos y al que se expusieron a su luminosidad durante uno y cinco segundos. Así, se revisó el diámetro de este orificio tras el empleo del citado mecanismo, además del área bajo la curva después de la entrada de luz azul.

Los resultados de este estudio, publicados en la revista científica Ophthalmic & Physiological Opticsa finales de junio, evidencian que los participantes que bloqueaban la longitud de onda corta de esta luminosidad, aumentaron los niveles nocturnos de melatonina en un 58%. Junto a ello, la duración del sueño analizada se incrementó en 24 minutos y el promedio de puntuación del PSQI mejoró significativamente, pasando de un 5,6 a un 3,0.

“La luz azul disminuye la calidad del sueño y este es esencial para la regeneración de muchas de las funciones de nuestro cuerpo”

“La lección más importante que debemos comprender es que la luz azul, durante la noche, disminuye la calidad del sueño. Esto es muy importante, porque el sueño es esencial para la regeneración de muchas funciones en nuestro cuerpo”, subraya Lisa Ostrin, autora de la investigación e investigadora del Colegio Universitario de Optometría en la Universidad de Houston. “Mediante el uso de lentes de bloqueo azules estamos disminuyendo la entrada a los fotorreceptores, por lo que podemos mejorar el sueño y seguir utilizando nuestros dispositivos. Eso es bueno, porque todavía podemos ser productivos por la noche”, incide.

Es importante recordar que la inmensa mayoría de los dispositivos digitales, como ordenadores portátiles, teléfonos inteligentes o libros electrónicos poseen sistemas que pueden reducir o filtrar la luz azul. En este sentido, estos mecanismos no actúan durante las horas de luz pero, después del atardecer, colocan una superposición roja en la pantalla que permite disminuir el color, cancelando los efectos negativos de la luz azul y disminuyendo el brillo. Hay que destacar que una gran proporción de los sistemas de lectura de libros electrónicos incluyen opciones de blanco sobre negro o sepia que son mejores que un fondo blanco.

5