Un cirujano contra el ‘statu quo’

43

Una obra repasa los casos más complicados de Diego González Rivas utilizando su técnica pionera

El cáncer de pulmón en cifras

El cirujano Diego González Rivas prácticamente vive entre un quirófano y un avión. Recorre el mundo operando tumores de pulmón con la técnica que él mismo desarrolló hace siete años.

En junio de 2010 operó el primer caso de cáncer de pulmón con el procedimiento “Uniportal VATS” -siglas en inglés de Video-Assisted Thoracic Surgery, o cirugía torácica videoasistida- con la que extirpa tumores a través de un corte de apenas tres centímetros. No es necesario romper las costillas y, así, el paciente se puede recuperar mucho antes, algo importante cuando es necesario hacer un tratamiento de quimioterapia posterior a la operación.

Su técnica pionera ya está implantada a nivel mundial gracias a que viaja a todos los rincones del mundo para enseñarla a otros profesionales. «La semana pasada estaba en Bangkok, acabo de venir de Málaga, hoy operamos en Madrid y la semana que viene voy a estar en Corea», explica González Rivas a ELMUNDO.

Uno de sus lemas es “imposible es nada”, porque cree que las cosas que hoy parecen imposibles, con el tiempo, no lo son. “Si hace 50 años nos hubieran dicho que íbamos a estar manejando el mundo desde un teléfono móvil, no nos lo creeríamos. Y si hace 20 nos dicen que íbamos a estar operando tumores muy complejos a través de un corte de tres centímetros, diríamos que es imposible”, afirma.

Biografía

Precisamente este lema es el título de su biografía, que se presenta este martes en Madrid, Imposible es nada, escrita por la periodista Elena Pita y editada por La Esfera de los Libros, en la que se recogen los casos más complejos a los que se ha enfrentado este cirujano.

La autora conoció a González Rivas cuando a su hermana, tras ser diagnosticada de un tumor en el pulmón en estadio cuatro y no reaccionar a la quimioterapia, le recomendaron visitar a este cirujano torácico del Hospital de A Coruña como última opción. “La operó un 21 de diciembre y en Nochebuena ya estaba cenando con nosotros en casa”, explica a este diario Pita. “Me quedé fascinada, le conocí y pensé que su historia no era para una sola entrevista. Es un personaje de un libro”, sostiene la periodista.

Pita explica en el libro que el cirujano se empeñó toda su vida en perseguir una técnica no invasiva porque “no podía soportar el dolor de los pacientes”.

“Descubrí a un personaje con una vida muy singular y muy generoso con lo que sabe”, afirma la periodista, ya que González Rivas viaja por el mundo para enseñar esta técnica pionera. De hecho, abrió el primer canal en YouTube sobre cirugía. En 2015 llevó a cabo más de 800 cirugías en todo el planeta para enseñar su técnica, muchas de ellas en el hospital donde dirige el programa de cirugía mínimamente invasiva más grande del mundo, el Shanghai Pulmonary Hospital (China).

“Además, va a sitios donde no llega la ciencia, como Namibia, Jordania, Patagonia o Cuzco, lugares a donde, si no va él, esta técnica no llegaría nunca”, explica Pita.

Polémica

Aunque hoy en día el procedimiento está establecido -Pita señala que está reconocido por la Asociación Americana de Cirugía Torácica- en sus inicios no estuvo exento de polémica. Por aquel entonces, el que era jefe del Servicio de Cirugía Torácica del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, donde trabaja González Rivas, denunció a sus superiores que se usaba a sus espaldas una técnica sin garantías y que además se estaban desviando pacientes a la sanidad privada, una causa sobreseída posteriormente.

Para González Rivas, esos obstáculos le estimularon y le ayudaron a mejorar. «Éramos un grupo de gente joven con algo que iba contra el status quo, y cualquier innovación va siempre asociada a una restricción, pasa con cualquier cosa en la vida», indica el cirujano.

Hoy en día sigue introduciendo novedades en la cirugía torácica. Por ejemplo, en Shanghái están trabajando en una cirugía uniportal sin intubación en la que también son pioneros.«Allí se nos permite desarrollar la cirugía a unos niveles que en otros sitios sería impensable», explica González Rivas.

Ahora tiene entre manos un proyecto con Google para desarrollar el robot uniportal de incisión única. «El futuro es la cirugía mínimamente invasiva asistida con robótica y material inalámbrico», sostiene.

Fuente: Diario el Mundo
5